Daños a la Salud

El Caso de Bhopal Regresa a la Corte de la India

La fuga de gas de 1984 en la planta de Bhopal, operada por una subsidiaria de Union Carbide (UC), es el caso mejor conocido y más horrífico de responsabilidad civil por toxicidad en la historia. En 1989, se llegó a un acuerdo por 470 millones de dólares y éste fue aprobado por la Corte Suprema de la India. En los siguientes veinte años, las víctimas de la tragedia nunca se dieron por vencidas en su lucha por lograr un resultado más justo. Las víctimas siempre han considerado que el acuerdo original – celebrado entre  el gobierno y la compañía – no compensaba adecuadamente a las víctimas.

En 2010, las víctimas se unieron al gobierno para presentar una “petición curativa” a la Corte Suprema de la India, pidiendo el reexamen del acuerdo debido a la cantidad de víctimas vastamente mayor a lo que originalmente se conocía. La compensación buscada incluye una adjudicación monetaria vastamente mayor de Union Carbide y la inclusión de Dow Chemical como parte responsable (Dow adquirió UC luego de la tragedia).

Se pidió a EDLC y éste aceptó brindar asistencia para los gastos de los abogados pro bono de las víctimas que trabajaban en la petición y las audiencias. EDLC también ayudó con la legislación estadounidense relacionada con temas de responsabilidad corporativa, obteniendo opiniones de expertos sobre temas legales relacionados con la “perforación del velo corporativo”. La petición aún está por resolverse, pero el gobierno aceptó recientemente utilizar las cifras mucho más altas propuestas por las víctimas respecto al número de víctimas fallecidas y heridas. El proceso probablemente marca la última oportunidad de justicia en este caso emblemático.

Una Mina Amenaza a los Pobladores en Rumania

Rosia Montana está ubicada en las montañas de Transilvania en Rumania. En el año 2000, el gobierno otorgó derechos a Gabriel Resources, compañía basada en Canadá, para explotar una mina de oro y plata en un pequeño pueblo histórico y alrededor de éste. Bajo el plan de explotación, se obligaría a dos mil personas a relocalizarse, se derribarían novecientas viviendas, y se destruirían iglesias de diez siglos de antigüedad.

Un estanque de almacenamiento de cianuro, junto con toneladas de residuos colmados de metales pesados, cubriría casi 1.500 acres, poniendo en riesgo al Río Aries y amenazando la salud de 100.000 personas. El proyecto adquirió notoriedad cuando Stephanie Roth, una periodista y activista, ganó el Premio Ambiental Goldman en 2005 por su papel en oposición a la mina y en persuadir a la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial a que retirara su apoyo.

Los residentes crearon la Asociación Alburnus Maior (AMA) para coordinar la oposición a la mina. EDLC está ayudando a Alburnus Maior y a su abogado pro bono en sus impugnaciones legales hasta ahora exitosas contra el procedimiento para la otorgación de permisos al proyecto minero. Estas victorias han desempeñado un papel clave en establecer el estado de derecho en casos ambientales en Rumania, pero el tema todavía no ha sido resuelto. El caso involucra a una de las compañías auríferas más grandes del mundo – Newmont Mining, la compañía matriz de Gabriel – y representa una de las amenazas más grandes al medio ambiente y salud humana que cualquier otro proyecto de explotación de recursos naturales contemplado en Europa.

Un Pueblo Contaminado en Kazajstán

Los 1.300 residentes de Berezovka viven a una distancia de apenas tres millas del Campo Petrolero de Karachaganak, uno de los más grandes del mundo. Una vez que el campo entró en actividad, la salud de esta comunidad tradicionalmente agrícola empezó a declinar rápidamente, haciendo que los pobladores se preguntaran si la contaminación causada por la extracción del petróleo era responsable de ello. Pese a que los pobladores no estaban ansiosos de arrancar sus raíces, finalmente llegaron a la dolorosa decisión que debían reasentarse en un lugar seguro y ambientalmente en buen estado para garantizar la salud de las generaciones futuras.

Una cantidad sustancial de gas es quemado en Karachaganak, lo que resulta en una descarga de sustancias tóxicas, especialmente sulfuro de hidrógeno, en el aire. Luego de la quema, los pobladores han reportado nubes oscuras acompañadas de un olor a huevos podridos. Los estudios sobre la salud y recuentos individuales reflejan una amplia gama de padecimientos, que incluyen dolores de cabeza, mareos, náuseas, fatiga, pérdida del apetito, dolores de garganta, tos, y problemas gastrointestinales.

Se pidió a EDLC que encontrara representación legal para los pobladores para que analicen posibles reclamos contra las compañías responsables en las cortes europeas. EDLC reclutó a Leigh Day, un bufete jurídico con base en Londres y con reputación internacional de dedicarse a casos de violaciones de normas de salud y derechos humanos. Un equipo de abogados visitó a la comunidad acompañado por un toxicólogo reclutado por EDLC. Aún se está considerando entablar una demanda.

Otros Casos