Derechos Humanos

La Represa Chixoy y las Masacres de Río Negro

El legado de Chixoy

El gobierno guatemalteco recibió financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial para construir la represa Chixoy en un área habitada desde mucho tiempo por la población indígena Maya, Achí parlante. La construcción comenzó en 1976 pese a que el gobierno no abordó las necesidades de las comunidades Maya, quienes no querían ni el proyecto ni relocalizarse. Las tierras infértiles y viviendas inadecuadas en la aldea de reasentamiento ofrecidas por el gobierno no satisfacían las necesidades humanas básicas y muchos se negaron aceptar el reasentamiento.

Surgieron problemas entre el gobierno militar y una aldea en particular – Río Negro – debido a que la comunidad se oponía al reasentamiento por temor a que las condiciones de vida en las áreas nuevas no fueran las prometidas. La determinación de la comunidad de presionar para tener términos justos fue encontrada con una serie de masacres horríficas. Casi quinientos de los ochocientos residentes de Río Negro fueron asesinados antes de que se terminara Chixoy. Río Negro fue abandonado y la cuenca de Chixoy llenada. En los años transcurridos desde entonces, la gente ha vivido en condiciones de pobreza, represión violenta, y trauma psicológico.

rsz_enrique_with_woman_edited 2maya-achi-of-guatemala

Finalmente acción: una Comisión de Verificación de Daños

A lo largo de los años, hubo numerosos esfuerzos para llevar ante la justicia a los responsables por las masacres y para obtener compensación por la pérdida de tierras y forma de vida. Las comunidades se unieron y formaron la Coordinadora de Comunidades Afectadas por la Construcción de la Hidroeléctrica Chixoy (COCAHICH) para documentar los problemas causados por la represa y para exigir justicia. El 7 de septiembre de 2004, una protesta pacífica en el lugar de la represa terminó luego de que se llegó a un acuerdo con el gobierno para establecer una Comisión de Verificación para considerar los reclamos de las comunidades.

EDLC recluta a Holland & Knight para representar a las comunidades

En 2005, los dirigentes de COCAHICH, en trabajo estrecho con la ONG International Rivers, solicitaron a EDLC que encontrara a un bufete jurídico internacional para que los representara en un proceso próximo ante la Comisión de Verificación. El bufete jurídico Holland & Knight aceptó tomar el caso. El equipo del bufete jurídico estuvo encabezado por los socios Enrique Gómez-Pinzón, un negociador comercial internacional, y Elizabeth Bevington, una litigante comercial. A lo largo de un periodo de casi diez años, el equipo ha incluido a dos docenas de asociados, socios, y paralegales de ocho de las oficinas del bufete jurídico.

rsz_1chixoy_girl_in_boat_edited

El proceso de negociación

El gobierno y COCAHICH acordaron un marco para la identificación, verificación y reparación de las pérdidas de las comunidades. Se creó una Mesa Redonda para supervisar el proceso, con tres Comisiones Técnicas que hicieron el trabajo con la asistencia de un equipo técnico multidisciplinario de profesionales y expertos en campos diversos. Se desarrolló y acordó conjuntamente un plan de reparaciones en abril de 2010. El plan requería un pago de 150 millones de dólares a las comunidades, incluyendo la construcción y reparación de viviendas, mejora de caminos, nuevos sistemas de agua y alcantarillado, y otros proyectos de infraestructura. No obstante, el Presidente Colom dejó el cargo en 2012 sin firmar el acuerdo final.

Una resolución

El siguiente avance clave fue la inclusión de una disposición en el presupuesto de EE.UU. de 2014 para presionar al gobierno guatemalteco a finalizar el acuerdo o arriesgar perder la asistencia financiera del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo. El Presidente Molina de Guatemala finalmente firmó el plan de reparaciones y pidió disculpas públicas a las comunidades en persona el 8 de noviembre de 2014. Pese a que el Congreso Guatemalteco aún tiene que aprobar las asignaciones, este es un paso crucial. Para ayudar a mantener la presión sobre el Congreso Guatemalteco, el presupuesto de los EE.UU. para 2015 contiene disposiciones similares a aquellas incluidas en el presupuesto de 2014.