Daños a la Salud

Fundidores Destruyen un Poblado Brasileño

Las fábricas de hierro de Acailandia

En las afueras de Acailandia en el noreste de Brasil, las calderas de cinco fábricas operan veinticuatro horas al día, procesando mineral de hierro de la mina gigante de Carajás de Vale. Varios millones de toneladas de este mineral son fundidos en arrabio en estas fábricas cada año. Piquiá de Baixo es un barrio en Acailandia situado en una franja pequeña de tierra entre la autopista y una de las fábricas de arrabio, y dentro de una distancia de mil yardas de las otras cuatro fábricas. Algunas de las fábricas tienen sus propias plantas eléctricas y de cemento.

Las fábricas fueron construidas a principios de la década de 1990 con la promesa de llevar desarrollo a la región. Para la gente local, el desarrollo sigue siendo una promesa no cumplida. En vez, las fábricas han conllevado contaminación, condiciones de vida insoportables, enfermedad, y pobreza.

Contaminación

Los procesos de producción involucran triturar el mineral de hierro, guijarros, y carbón al aire abierto, generando grandes cantidades de polvo. La mezcla es luego llevada a los calderos, donde es fundida a temperaturas muy altas. Un chorro interminable de gases, incluyendo monóxido de carbón, es liberado y el hollín resultante es expulsado a través de chimeneas que no contienen filtros. Las grandes cantidades de residuos que son generados en el proceso quedan al aire libre.

El agua del riachuelo local es utilizada para enfriar los calderos. Cuando se termina el proceso, el agua es descargada, sin ser tratada, nuevamente en el riachuelo, que recibe también agua de lluvia que drena sin ser tratada del patio de la fábrica. Finalmente, los residentes son bombardeados por niveles incesantes e insalubres de ruido de todas las operaciones.

acailandia-young-man-and-woman

Décadas de problemas

A lo largo de los años, las trescientas familias que viven en Piquiá de Baixo han perdido todo lo que tenían: su buena salud, medios de subsistencia, y hogares. En palabras de un científico experto designado por un juez en una demanda entablada por algunas de las familias, la contaminación ha hecho que el área sea literalmente inhabitable y las viviendas sin valor. El estudio del experto llegó a la conclusión que la contaminación ha resultado principalmente de la falta de medidas preventivas en las fábricas.

En los hogares de Piquiá de Baixo, todo está cubierto por una capa de polvo de hierro negro. Los efectos de este polvo pueden verse en las radiografías de los pulmones de los residentes; sentirse en su piel y ojos perennemente con picazón; y oírse en su tos constante. El exceso de hierro en el organismo causa daño al hígado, páncreas, y corazón, y puede resultar en cirrosis, diabetes, artritis, y arritmia.

???????????????????????????????????????????????

La relocalización y las demandas

En febrero de 2015, una corte de apelaciones en Maranhao emitió un fallo a favor de 21 familias en una demanda contra una de las fábricas. Se adjudicó a cada familia $14.000 dólares en compensación por haber sido expuestas a la contaminación causada por la fábrica, y un monto adicional (a ser determinado) para indemnizarlas por la pérdida de sus hogares.

EDLC está trabajando con Justiça nos Trilhos, una coalición de ONGs que defienden los derechos de la gente de veintisiete comunidades afectadas por las operaciones de Vale. Justiça ha estado impulsando el proceso de relocalización de las familias y ha entablado demandas impugnando licencias ilegales y otros abusos de la ley.

No existe otra opción para las familias que la relocalización, y la comunidad ha estado negociando con Vale, el gobierno, y las cinco fábricas para que paguen los costos de esta reubicación. Sin embargo, el mayor problema no será resuelto hasta que las fábricas tomen las medidas apropiadas para reducir y tratar sus emisiones y efluentes, e indemnizar a todas las familias por haberlas expuesto a altos niveles de contaminación y los daños resultantes.

Otros Casos