Amenazas Nuevas

Los Riesgos del Fracking

La tecnología de fracturación hidráulica es exportada

La fracturación hidráulica horizontal de alto volumen, conocida como “fracking”, es una técnica de perforación no convencional que ha evolucionado con rapidez en las últimas décadas y que posibilita la extracción de combustibles fósiles contenidos dentro de las formaciones profundas de esquisto bituminoso y arcilla que anteriormente eran inaccesibles. La rápida expansión del fracking ha transformado la economía energética de los Estados Unidos. Ahora, muchas de las compañías detrás de este “auge energético” han puesto su mirada en las reservas de los países en vías de desarrollo.

Activistas en EE.UU. han sacado a relucir una gama de preocupaciones por los riesgos del fracking, y un creciente número de países han impuesto prohibiciones al fracking. Sin embargo, muchas veces las preocupaciones de las comunidades potencialmente afectadas respecto al fracking son rápidamente dejadas de lado por los gobiernos determinados a realizar este aprovechamiento.

Las amenazas del fracking

Es difícil de obtener información comprehensiva sobre los riesgos e impactos del fracking. Por ejemplo, el público aún no conoce la composición de las sustancias químicas que son combinadas con el agua, sal y arena que son inyectadas en los pozos, ya que esta información está protegida como “secreto industrial” patentado. En los países en vías de desarrollo, que a menudo tienen un historial pobre de protección y remediación ambiental, el fracking presenta incluso mayores consecuencias para las comunidades privadas de dicha información y marginadas del proceso de toma de decisiones.

No obstante, las amenazas del fracking se están volviendo cada vez más evidentes. El fracking requiere una cantidad tremenda de agua dulce: se inyecta típicamente entre dos y ocho millones de galones en cada pozo. Debido a que la mayoría de las reservas son “fracturadas” utilizando decenas, si no cientos, de pozos, el costo acumulado del agua es impactante. En algunos países en vías de desarrollo, las reservas están en áreas que ya enfrentan una pronunciada escasez de agua.

El fracking representa el riesgo adicional de contaminación con elementos tóxicos como el benceno y arsénico. Si ocurrieran accidentes en los pozos perforados cerca de los acuíferos de agua dulce – como aparentemente ha ocurrido en varias comunidades en EE.UU. – podría ser imposible remediar la contaminación de forma efectiva, lo que resultaría en impactos permanentes en la salud.

El fracking ha sido también asociado con un aumento en la actividad sísmica. La infraestructura del fracking – que se caracteriza por una red inmensa de caminos utilizados por camiones para transportar agua, agua residual, combustibles extraídos, y otros insumos – ocasiona contaminación del aire, auditiva, y lumínica, e impacta significativamente a los ecosistemas. Y debido a que la práctica involucra altos volúmenes de productos derivados tóxicos, el almacenamiento y gestión de los residuos resultantes de la perforación representan un gran desafío y amenaza para la salud y el medio ambiente.

neuquen-view

EDLC ayuda a abogados locales

EDLC está estudiando la rápida expansión del fracking en varios países, que incluyen a Argentina y México. En muchos países, existen reservas dentro de áreas ecológica y culturalmente significativas, como los sitios catalogados como Patrimonio de la Humanidad, territorios indígenas, y áreas naturales protegidas. Por ejemplo, en Argentina, las compañías están realizando fracking dentro de los límites de un área natural protegida y en las tierras de comunidades indígenas que sostienen que no han sido consultadas apropiadamente.

EDLC está trabajando con abogados locales que están entablando demandas en las cortes nacionales sobre la base tanto de la legislación ambiental como de derechos humanos que protegen a las comunidades amenazadas por el fracking. En estos casos, con suerte las cortes exigirán una evaluación minuciosa previa de los impactos ambientales y sociales acumulativos del fracking; exigirán que se obtenga de las comunidades su consentimiento libre, previo e informado; y aplicarán el principio precautorio para prohibir el fracking en ausencia de conocimiento adecuado de sus consecuencias potencialmente peligrosas.

Otros Casos